Las relaciones en la nueva larga vida

Pareja mayor enamorada

En este artículo quiero repasar un poco los grandes cambios que estamos experimentando como sociedad y que nos llevarán, indefectiblemente, a una nueva forma de relacionarnos y a asumir nuevos roles o a asumirlos en momentos diferentes a los que estamos acostumbrados hasta ahora.

Quisiera poner por delante de todos los cambios a la mayor longevidad a la que nos enfrentamos. Hablamos de “la vida de 100 años” y hacia allí nos dirigimos, sin prisa, pero sin pausa. Como ya hemos visto, tan importante como la cantidad de años que vivamos, es la calidad de vida y el estado de salud que logremos. Previsiblemente, gracias a los avances de la medicina, la ciencia y la tecnología, podremos disfrutar plenamente de estos “30 años de gracia”. Se agrega una cuarta generación en la convivencia tradicional de hijos, padres y abuelos. ¡Tenemos que contar ahora con los bisabuelos!

Otro gran cambio es el fin de la vida de tres etapas, como también hemos visto. Vivir más años no implica ser viejo por más tiempo, sino tener la posibilidad de alternar estudio, trabajo y períodos de descanso o desconexión de forma no secuencial; muy diferente a como estamos acostumbrados hasta ahora.

No menos importante es la feminización de la vejez y por esto quiero hacer foco especial en los grandes cambios que fueron experimentando las mujeres a lo largo de estos últimos años y que marcarán una gran diferencia de cara al futuro cercano. Las mujeres han entrado en el mercado laboral, se han formado, han podido desarrollar en mayor o menor medida su carrera profesional, poco a poco se va cerrando la brecha salarial (aunque aún queda mucho por andar), ha tomado las riendas a la hora de elegir el momento de ser madre y vemos que las “baby boomers” de hoy son mujeres activas y empoderadas, modernas y con una vida personal y social que nuestras abuelas, lamentablemente, no pudieron tener. Ya no serán las “abuelitas” que viven de puertas adentro cuidando nietos y cocinando… Nada más lejos de la realidad.

Entrando en aspectos demográficos cuantificables, sabemos que en España el número de matrimonios está descendiendo (1). En los últimos 10 años han bajado un 17%. Las parejas de hecho son muchas menos y su tímido crecimiento no llega a compensar la caída de las bodas. (2). (Hablo de matrimonios heterosexuales y de matrimonios entre personas del mismo sexo sin distinción.)

Además de casarnos menos, nos casamos más tarde. La edad media en los hombres es a los 38.1 años y las mujeres a los 35.3. (3) Una media de 4 años más tarde en los últimos 10 años.

De manera casi natural, la edad para tener el primer hijo se retrasa y el número de hijos por pareja también baja (4). Aquí quisiera puntualizar que, a pesar de la mayor longevidad, y los avances médicos, el período de fertilidad de las mujeres sigue, y presumiblemente seguirá, siendo el mismo. Si bien es cierto que hay tratamientos de fertilidad para edades avanzadas, la tasa de eficacia ronda el 30% (5).

Como consecuencia de esto (y de la crisis económica), el número de divorcios y separaciones también se reduce levemente desde el año 2009 (6) y la edad media aumenta en la que las parejas deciden separarse está ya por encima de los 45 años (7). La duración media de los matrimonios es de unos 16.6 años (8)

Si hay menos matrimonios, más tardíos y se retrasa la edad de la maternidad, de manera natural, los nacimientos están cayendo. Hemos visto hace poco que España ha tenido el menor número de nacimientos registrados desde 1941. (4)

Para ir terminando de darle forma a esta nueva forma de vivir hacia la que nos dirigimos, debemos tener en cuenta que tendremos que trabajar más años, por encima de los 70 o 75 en el futuro. En este punto, quisiera detenerme solo un minuto para hacer una reflexión en la que profundizaré en algún artículo futuro y es sobre el tema del edadismo en las empresas. Si nos casamos más tarde, somos padres más tarde, tenemos que trabajar más años… ¿Cómo es posible que para muchas empresas la gente tenga caducidad programada a los 50 años? ¿Hay algo que no cuadra verdad? Aquí lo dejo, de momento, pero este tema es muy serio.

Trabajar durante más años implica tener que actualizar nuestras capacidades y conocimientos de forma permanente, con lo cual, tendremos que volver a las aulas a lo largo de nuestra vida en repetidas oportunidades.

Los cambios hasta aquí enumerados han dado nacimiento a un fenómeno que se llama en Estados Unidos “generación sándwich” (9) que hace alusión a personas de unos 40 años, que tienen que cuidar de hijos muy pequeños y de padres muy mayores, con la carga emocional y económica que esto requiere.

Vistos los grandes cambios producidos en nuestra sociedad, vemos que, indefectiblemente, necesitamos redefinir la forma en la que nos relacionamos y necesitamos ser mucho más flexibles en cuanto a los roles que vamos a ir asumiendo a lo largo de nuestra vida.

Con la mayor longevidad, el concepto AMISTAD cobra otro sentido, así como la PAREJA, la FAMILIA, el BARRIO, las ASOCIACIONES, etc.

Hace tiempo leí un libro autobiográfico de Isabel Allende donde ella rescataba una y otra vez el concepto “tribu” y siempre me quedé pensando en esa forma de vida que ya hemos abandonado hace mucho tiempo en occidente. Es tal vez el momento de reinventar el concepto y formar nuevos tipos de “tribus” en las que nos podemos apoyar.

No podemos asumir la nueva forma de vida de manera solitaria, individual o independiente. Tenemos que aprender a desarrollar redes de relaciones sólidas, basadas en la confianza y la negociación permanente; tenemos que aprender a ser mucho más flexibles a la hora de asumir roles complementarios dentro de la pareja, la familia y la sociedad.

De esta forma disfrutaremos mucho más de la longevidad y lograremos tener una vida plena.

Fuentes:

1.Evolución número de matrimonios en España: INE

2.Parejas de hecho en España: INE

3. Edad media al casarse: INE

4.Evolución número de nacimientos en España: INE

5. “La edad media de las mujeres que están en tratamiento de fertilidad en IVI supera los 39 años”

6.Tasa bruta de divorcios:

7.Edad media de divorcio:

8.Esta es la edad media de divorcios y separaciones en España

9. La generación sándwich: ser padres a los 40 condena a España al envejecimiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete!

Déjame tus datos para poder recibir todas las novedades y publicaciones.